jueves, noviembre 14, 2013

Las fotos del accidente de Santiago ¿Comisión Deontológica de la FAPE?



No salgo de mi asombro. De verdad no acabo de creerme que la Comisión de Deontología de la FAPE (¿Es la misma Federación de Asociaciones de Periodistas que nos representa a todos los informadores?) de por buena la publicación de fotos que vulneran claramente derechos fundamentales como el de la imagen y el honor. Fotos que además conculcan de forma evidente la Ley del Menor.

La resolución de la Comisión Deontológica dice: la transmisión, informativa u opinativa, de las situaciones catastróficas pone a prueba la efectividad inmediata, directa y próxima del deber de informar y del derecho a ser informado”. Así, la resolución advierte de que ante el impacto de una tragedia colectiva, “el compromiso del periodista con la verdad no puede fallar”. En relación con las fotografías denunciadas, la Comisión señala que “la veracidad no está puesta en duda”. En este sentido, se advierte de que las fotografías reflejan la gravedad del accidente sin cambiarlo, difuminarlo ni distorsionarlo y que su impacto informativo “coincide con la realidad”. De esta forma califica la foto de portada de “esencialmente objetiva y veraz”

A ver. Vamos por partes. Dice que "refleja la realidad". Bueno acepto pulpo como animal de compañía. Es cierto que la foto refleja la realidad o almenos una parte de ella. Y es cierto que los periodistas estamos para eso. O se supone que honestamente nuestro relato debería acercarse a los hechos. Cosa, por cierto que difícilmente puede lograrse en 30 líneas. Pero bueno, hasta aquí de acuerdo. Sigamos.

En referencia a la invasión de la intimidad, la Comisión señala que las personas que figuran en las fotografías no han “ejercitado ningún tipo de queja, reclamación o pretensión a la protección de su intimidad o propia imagen”. La resolución destaca que la presencia de las víctimas en las fotografías “subraya el alcance de la catástrofe, al que la presencia de cuantos auxilian y atienden a esas víctimas aporta un punto de solidaridad y serenidad”. Además, se advierte de que “la imagen de las víctimas no es por sí misma una intromisión gratuita”, destacando que “el dolor y la aflicción son consecuencia directa del accidente” y que en la imagen de portada “ni se agrava ni se resalta más allá de la misma constatación de la existencia de víctimas mortales”.

Sigamos desgranando. ¿Qué las personas no se han quejado? Me pierdo. Es decir, que si  protestan o denuncian entonces igual cambio mi criterio y entonces igual opino otra cosa ¡Fantástico! Eso es tener criterio. Tengo unos principios éticos pero si no te gustan tengo otros.

Avancemos. "La presencia de las víctimas aporta solidaridad y serenidad". Vamos a ver que no hablamos de qué aporta, sino de derechos fundamentales. La ley es la ley. No la retorzamos a nuestro antojo erigiéndonos como caballeros andantes dispuestos a salvar a la sociedad. La ley es igual para todos. También para los que somos periodistas. No somos una casta aparte.

Más. Que "el dolor y la aflicción de la víctimas es consecuencia del accidente" ¡Ya!. Hasta ahí llegamos. Y que "la imagen de portada no agrava ese dolor". Hombre el físico sin duda no. Lo que no entiendo es si ahora somos psicólogos clínicos ¿Cómo puede saber la Comisión deontológica lo que sufrirán las víctimas cuando rememoren lo ocurrido viendo su imagen reconocible junto a un tren destrozado? ¿Nos hemos olvidado ya del 11-M? Pero además, se han olvidado ya mis compañeros (igual ni lo saben) de lo que es la segundavictimización?¿No saben cómo puede afectar a las familias de las víctimas reconocer a un pariente en esa foto y la sobre-exposición a la misma imagen de forma constante?

Pero avancemos. Finalmente, sobre una foto, incluida dentro del mismo número del periódico, en la que se puede ver a un bombero con una niña en brazos, la Comisión resuelve que “no comporta lesión del principio de protección de la infancia”, puesto que, aunque la menor es identificable, “su imagen queda integrada en un protagonismo conjunto” con el bombero que la socorre.

Aquí si que no entiendo ya nada. Estamos protegiendo el rostro de todos los hijos de los famosos pixelando su rostro, pero cuando hay una tragedia esa niña pierde sus derechos. No, no y mil veces no. El legislador no ha hecho distingos y no dice nada de que sí va en brazos de un bombero ya no tiene derechos. Para empezar la protagonista de la imagen es la niña, por mucho que el bombero asuma su rol de “héroe” en el relato de la tragedia. Sin víctima, no lo olvidemos, no habría ni tan siquiera relato y por lo tanto nadie hubiera hecho la foto. Yo desde aquí animo a la familia de esa niña a hablar con un letrado.

Y ahora vamos a lo más gordo. Ni siquiera se ha hablado de derechos fundamentales para justificar la publicación. Y es normal porque el Art 18 C.E., y sobre todo la Ley orgánica que lo desarrollan, son claros al respecto.

Echémosle un vistazo al Art 8 de la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen

Artículo 8
1. No se reputarán, con carácter general, intromisiones ilegítimas las actuaciones autorizadas o acordadas por la Autoridad competente de acuerdo con la ley, ni cuando predomine un interés histórico, científico o cultural relevante.
2. En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá:
a) Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio, cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.
b) La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.
c) La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.
Las excepciones contempladas en los párrafos a) y b) no serán de aplicación respecto de las autoridades o personas que desempeñen funciones que por su naturaleza necesiten el anonimato de la persona que las ejerza.

Es decir, ni las víctimas eran personajes públicos, ni eran meramente accesorias. Eran  los protagonistas de la foto-noticia. Pero es que además su imagen es reconocible y más es el caso de la menor cuyos derechos fundamentales están especialmente reconocidos.

La labor de los VOST para evitar imágenes escabrosas

Quiero destacar aquí la labor de los Team VOST (Equipos de voluntarios digitales en emergencias), especialmente de @VOSTGalicia y @vostSPAIN, no sólo en la lucha contra los bulos esa noche y en la labor de facilitar información y recomendaciones útiles a los familiares de la víctimas. Es muy reseñable su esfuerzo recomendando no tuitear imágenes escabrosas. Más de 2.500 retuits tuvo ese tweet y más de 160 favoritos. Lo que da idea del apoyo entre los tuiteros a la iniciativa.






Termino como empecé. No salgo de mi asombro no me reconozco en esta Comisión Deontológica y sí en la Asociación de Periodistas de Santiago de Compostela que denunció estas imágenes a quienes felicito por su profesionalidad.


No todo vale compañeros. No se puede hacer información a cualquier precio. Es mi opinión.

1 comentario:

Maria Luisa Moreo dijo...

Totalmente de acuerdo. El día del accidente muchos profesionales de la emergencia y de los equipos VOST nos empleamos a fondo en Twitter para que no se difundieran ese tipo de imágenes, de cuyas secuelas psicológicas ya nos han hablado de sobra los psicólogos, para que ahora venga la FAPE con ésto. Es de no creerse y a mi, como periodista, tampoco me representan. No se puede decir que lo blanco es negro cuando nos conviene. El derecho de las víctimas está por encima de todo y aquí se están mezclando las cosas.