domingo, septiembre 21, 2014

Twitter. Hay espacio para el periodismo en la red de microblogging

Sólo hace unos días, la web de Tele 5 publicaba unas declaraciones del gran maestro de periodistas Gervasio Sánchez, en las que aseguraba que Twitter no sirve para hacer periodismo. Me temo que en esta ocasión no puedo estar del todo de acuerdo. Twitter es más un Medio de Comunicación  que  una red social. Es una plataforma ágil para entregar y recibir información de último minuto. Es cierto que los 140 caracteres de un sólo tweet parecen no dar para mucho más. Sin duda no permiten ofrecer una gran crónica de un conflicto armado ¿O sí? Vamos por partes.

Hasta la llegada de las denominadas Redes Sociales, la información periodística se entregaba por diferentes canales, cada uno con sus características específicas. Los diferentes géneros periodísticos: noticia, reportaje, crónica, entrevista... se articulaban de diferente forma en la Prensa, la Radio o la TV. La llegada de internet, en el 1.0, supuso un nuevo soporte al que adaptarse permitiendo mayor sincronía, actualización constante y el uso del hipertexto. También aparecieron los blogs donde comenzó a desarrollarse el llamado periodismo ciudadano (concepto en el que personalmente no creo). El periodismo lo hacemos los periodistas.

Así, la llegada de las Redes Sociales a Internet supone una redefinición del panorama informativo desde el momento en que cualquier ciudadano que disponga de una extensión móvil es capaz de comunicar una información de manera, incluso, sincrónica. Personas que además pueden aportar documentación gráfica de lo que relatan ¿Es esto periodismo?¿Lo es en Twitter? No. Definitivamente no. Esto es distribución bruta de información carente de los necesarios criterios periodísticos de selección, interpretación y contextulización de la información.

Sin embargo, el viejo modo de consumo informativo ha variado. El consumo bulímico de información, asociado al hipertexto, permite en muchos casos que, a modo de teleobjetivo, podamos profundizar, casi hasta el infinito, en el consumo de información asociada a la noticia. Podemos, por lo tanto, arrancar en un tweet y acabar prácticamente en la biblioteca de Alejandría. Google sin duda la superó con creces.



¿Dicho esto, puede un profesional de la información desarrollar algún género periodístico a través de Twitter? Recordemos los cinco grandes géneros periodísticos informativos según el profesor Martinez Albertos en su obra Curso General de Redacción Periodística. Ed Mitre. 1994. Son: 1. La información. 2. El reportaje Objetivo (incluye la entrevista). 3. El reportaje interpretativo. 4. La crónica. 5. El artículo de opinión. 

Me centraré en tres de ellos.



Entrevistas en Twitter

Por supuesto que sí. Todos los días asistimos en Twitter a entrevistas en forma de 140 caracteres con preguntas minimalistas y respuestas ágiles acompañadas en muchos casos de documentación adjunta en forma de hipervínculo. Probablemente no pueden profundizar lo mismo que una entrevista clásica en otro soporte, pero efectuadas por un profesional de los medios, tiene sin duda valor informativo y puede aportar titulares del mismo valor que la clásica.

Noticias en Twitter

Si en algo Twitter está mostrando su potencia es al ofrecer información de último minuto. Compite de tú a tú con otro Medios de Comunicación de carácter sincrónico como la Radio o la TV ¿O no es periodismo la información que los Centros de Emergencia 112 publicamos en cualquier desastre y que rápidamente es RT por los Medios? (Recordemos el accidente de tren de Santiago) Hasta tal punto RT sin rápido, que a algunos periodistas se les llega a olvidar el abc del oficio y le dan al RT con demasiada velocidad, sin contrastar la información como ocurrió ayer al RT el bulo de que el pederasta de Ciudad Lineal estaba cercado en Valdebernardo.



¿O no fue periodismo cuando en el invierno de 2011 tres mil vehículos quedaban atrapados por la nieve en la A6 y, no habiendo a esa hora de la tarde-noche de un viernes medios de comunicación    de masas capaces de entregar información, fuimos nosotros, desde el 112, quienes ejercimos esa tarea de servicio público a través de Twitter? Periodistas especializados en emergencias ofrecimos información contrastada y solvente durante horas y de forma ininterrumpida a cientos de usuarios atrapados en sus coches, con los que además conversamos de forma constante.

Hoy en día Twitter se revela, no sólo como un medio de comunicación ágil, sino como una plataforma capaz de distribuir información y desarrollar una actividad periodística que ayuda a salvar vidas. Porque, junto a nosotros, muchos medios informativos distribuyeron nuestros mensajes con el HT #NevadaenMadrid contribuyendo a multiplicar el alcance de los mismos ¿No es eso periodismo? Yo creo que sí: el que ejercieron periodistas convertidos en auténticos agentes de protección civil.

Pero además esa tarea informativa viene completada con la distribución de documentos gráficos por parte de los Servicios de información de Emergencia y de los medios con presencia en Twitter. Y esas fotos o vídeos son auténtico foto-periodismo. En este caso en Twitter.
ERICAM trabajando en Terremoto Lorca. Foto Luis Serrano


La Crónica en Twitter

Probablemente este sea el género periodístico que tiene una mayor dificultad para poder ser trasladado a Twitter. Es cierto que es imposible elaborar una completa crónica y desmenuzarla en numerosos tweets. Mucho más difícil aún que alguien la lea tweet tras tweet, salvo que expresamente lea a su autor de forma orgánica. Algo improbable. Y dado que cada tweet tiene una vida media de 5 min, sólo es preciso que perdamos la atención durante otros 5 minutos para que perdamos el hilo del relato. Así las cosas, Gervas, ahí te doy la razón. El magnífico Periodismo que desarrollas en forma de crónica no es apto para Twitter. Eso sí, seguro que el enlace que puedas meter sobre un artículo tuyo en tu cuenta ayudará a viralizarlo y, por lo tanto, a algunos nos será más fácil disfrutar de tu magnífica pluma, a un solo tweet de distancia.

Cómo las Redes Sociales viralizaron el rumor de la detención del pederasta de Ciudad Lineal

El pasado viernes un rumor comenzó a correr como la pólvora en las redes sociales. A partir de las 22h Twitter se llenó de mensajes. El pederasta de Ciudad Lineal estaba supuestamente retenido en el barrio de Valdebernardo. Unas niñas habían llamado la atención a sus padres sobre un hombre sospechoso que llevaba una cámara de vídeo. Enseguida los vecinos se echaron a la calle para retener al hombre. Eran las 21.30h según el relato que ofrecieron después en sus versiones digitales el Abc y El Mundo. Sólo media hora después la red de microbloging se hacía eco. El rumor, una vez más, salta de WhatsApp a Twitter, sólo que esta vez una persona se encontraba en riesgo ante un vecindario que dudaba de la versión del sospechoso. Su único pecado era haber acudido a tomar fotos para ver como instalar unas cámaras de seguridad en una parcela tras ser contratado por la comunidad de propietarios. Analicemos qué ha pasado en función de los tweets que he localizado en un trabajo conjunto con @MaríaLuisaMoreo y las contribuciones de @AlbertoBGomez y @CarterXI85.


Tras rastrear Twitter usando las Keywords (Pederasta y Valdebernardo, y el Hashtag #Valdebernardo) he encontrado que la primera referencia proviene del tuitero @carterXI85.
Tras ponerme en contacto con él muestra una reticencia inicial a compartir un pantallazo de la fuente por la que le llega la información vía WhatsApp.



Finalmente ha compartido amablemente conmigo uno de los pantallazos de la conversación que sostiene por WhatsApp y que, según él, es el siguiente:




Así las cosas, por el momento no podemos datar la hora en la que supuestamente el primer tuitero que viraliza la información recibe la primera comunicación sobre la supuesta detención del pederasta. Sí disponemos de su primer Tweet que acaba convirtiéndose en Trending Topic en España.



Tras este Tweet comienza rápidamente a distribuirse el rumor. 








Incluso hay quien recuerda que ya se rumoreaba que el violador era de Valdebernardo




La importancia de las imágenes para dar credibilidad al rumor

El rumor prosigue su camino con más fotos de lo que ocurría en la calle. La documentación gráfica, que no dudarán en publicar los medios de comunicación extrayéndola de internet, parece que contribuye a aportar certeza sobre la información.


Aquí vemos como el Diario Abc emplea fotos de tuiteros en lo que será su noticia digital cuando ya se había aclarado todo. Cita al autor de la foto en su pie. Lo que desconozco es si publicó la instantánea  con su autorización o no.


También elmundo.es publica fotos que aparentemente ha extraído de la red. En este caso no va firmada.

 Pero volvamos a nuestra cronología tuitera. El Rumor sigue avanzando y ya son las 23.11h




Periodistas que comparten bulos

El primer profesional de la comunicación que distribuye la información es @Adrian_RadioFM, que en su bio se describe a si mismo como Locutor de Radio en The Ramdom Press. No tiene ningún reparo en dar la información sin contrastar y promete ampliarla al día siguiente en su programa de radio.




Rápidamente su información comienza a ser compartida


Son casi las 23.30 y continua compartiéndose el bulo pese a que la policía ya se había llevado del lugar al trabajador y su presencia policial sólo se mantuvo dos minutos más como señala elmundo.es





La policía comienza a retirarse y es en ese momento cuando algunos tuiteros empiezan a dudar sobre la veracidad de la detención. Han pasado dos horas desde el inicio del incidente.




Sin embargo, 19 minutos después de retirarse la policía, otro profesional de la información, @javiervarelag comienza a compartir el bulo ofreciendo detalles precisos sin atribución de fuente ni documentación que lo pruebe. Lo que demuestra, una vez más en este tipo de casos, que la diseminación del rumor puede progresar durante bastante tiempo aunque este haya sido desmentido o cuestionado y que esto puede afectar incluso a los profesionales de la comunicación si éstos no contrastan adecuadamente la información. Los tweets, como ya expliqué en este blog, caducan en emergencias.


Sin embargo, lo más curioso es que a las 22.44h ya había publicado al respecto, aunque comenzó dudando. Sin embargo, no tuvo reparo en compartir una información no contrastada. Y por cierto su fuente es: @carterXI85 que, con todos los respetos, no parece una fuente muy solvente en este caso y que, como hemos visto, no aporta prueba alguna.



Fuentes solventes versus "periodismo ciudadano"

Al final, como es lógico, se ve obligado a rectificar cuando un medio de comunicación serio, como es Abc, desmiente el rumor.



Conclusión

De nuevo la distribución de un rumor por WhatsApp y su viralización vía Twitter acaba generando la preocupación y la incertidumbre. 

En este caso, contribuye a la masiva afluencia al incidente de los vecinos del entorno, convocados presumiblemente por el boca oreja y por el WhatsApp de forma preferente. No obstante, la noticia llega a ser Trending Topic en España en muy poco tiempo y su carácter viral es acrecentado por algunos profesionales de la comunicación, lo que no deja muy bien a nuestro gremio. Quizá deberíamos reflexionar un poco al respecto ¿Tú qué opinas?


viernes, agosto 08, 2014

Ébola. Decálogo informativo para hacer protección civil

1. Las fuentes oficiales deben coordinar un único mensaje. Este debe ser claro, sencillo, transparente y veraz y ofrecer las necesarias recomendaciones a la población si fuera preciso.
2. La información debe ser ofrecida por el canal más adecuado y debe estar destinada a proteger a los ciudadanos y a evitar la alarma social. Radios y televisiones son esenciales para la diseminación masiva.
3. No deben existir primicias ni exclusivas. Todos los medios deben ser tratados por igual.
4. Las redes sociales deben usarse como canal estratégico de información. Deben enlazar con infografías y Post que ofrezcan toda la información disponible sobre la enfermedad. No hacer retuit sin haber contrastado previamente la información de cualquier fuente, aunque esta sea oficial.
5. Es un error ocultar informaciones porque estás siempre acaban emergiendo. Siempre debe liderarse desde la administración el proceso informativo en situaciones de crisis.
6. Los medios informativos deben contar con periodistas especializados en la materia. En situaciones de crisis de salud es recomendable que se incorporen a sus puestos de trabajo si están de vacaciones.
7. No deben utilizarse criterios mercantilistas a la hora de elaborar la información. Los medios deben comprender que tienen un deber para con la sociedad y que son auténticos agentes de protección civil. Un canal esencial para proteger a la población con información veraz y carente de sensacionalismo.
8. Google o la Wikipedia no parece ser la mejor fuente de información en estos casos. Es mejor acudir directamente a las fuentes de salud más solventes en la materia a nivel nacional e internacional. Es evidente que esto encarece el producto periodístico. Pero de nuevo, insisto, no se trata de hacer caja.
9. Es importante que los medios informativos mantengan un canal fluido y constante con las autoridades de salud pública con el fin de coordinar esfuerzos para trabajar con el mismo objetivo, la protección de los ciudadanos
10. Como en cualquier crisis de salud, el mejor momento para la crítica no es en medio de la crisis. Eso pone en cuestión la gestión de la misma e incrementa la desconfianza de la gente sobre la gestión. Todas esas críticas deben, por supuesto, llegar si hubiera motivo. Pero el momento adecuado es cuando la situación esté totalmente controlada o la crisis superada. 


martes, julio 22, 2014

Los tweets caducan en emergencias

Durante el día de hoy he tenido la suerte de impartir el Curso de Comunicación de Emergencias sanitarias organizado por ÁrticaTelemedicina. En el mismo he podido intercambiar conocimiento con alumnos muy motivados deseosos de encontrar recetas que les permitieran mejorar sus conocimientos y habilidades de comunicación en la materia, tanto en el Offline como el Online. A lo largo de la sesión he tratado de resolver numerosas dudas sobre esta materia, muchas con base en la experiencia demostrada sobre las mejores prácticas que hoy por hoy se pueden aplicar para la resolución de problemas. Sin embargo, una pregunta de uno de los asistentes @FernanLopezMesa sobre la caducidad de los tweets en emergencias y las posibles soluciones al respecto ha puesto sobre la mesa una cuestión de un interés capital ¿Cómo evitar que sean compartidos, retuiteados o modificados tweets de hace horas sobre algún aspecto de una emergencia que, indudablemente, han podido caducar.

Pongamos como ejemplo el accidente del tren Alvía en Santiago de Compostela cuyo aniversario recordaremos dentro de tres días. Fue preciso pedir la colaboración ciudadana para obtener donaciones de sangre. Estas se produjeron de forma masiva llegando a colapsar en poco tiempo los dispositivos y cubriendo las necesidades que se requerían.  Poco después se lanzaban tweets informando de que ya no era preciso continuar con las donaciones. Sin embargo, tuiteros que se incorporaban a la conversación horas después de iniciarse el siniestro, compartían los primeros tweets con la solicitud de sangre sin ver que ésta ya no era necesaria. Los tweets habían caducado y ellos no habían detectado esos mensajes a tiempo de no hacer RT. Sin duda un grave problema para el sistema.



¿Cómo detener este proceso?

Algunos proponen tuitear incorporando la hora a cada tweet ¿Realmente por si sola esta acción evitaría el RT de una información de un tuitero no especializado en la gestión de información de emergencias sin haber detectado éste en su TL o en el HT un tweet posterior de la misma fuente con una información de sentido contrario? Yo tengo mis dudas. 

Serviría sin duda para mostrar que el tweet es anterior. Algo que se puede ver en  las primeras 24h de publicarse la información  o si se guarda una captura de pantalla. Podríamos, eso sí, con la hora demostrar que se tuiteó antes. Pero no creo que detuviéramos un dedo inquieto incapaz de leer el TL en el orden correcto. Porque, no nos engañemos, si sigues el HT en el orden correcto igual aciertas. Si sigues directamente a la fuente oficial en el orden correcto también aciertas. Pero si no la sigues y te nutres exclusivamente de tu TL, puede que algunos de los usuarios a los que sigues tuiteen que hace falta sangre, (psicológicamente es más fácil que alguien colaboré haciendo un RT a este mensaje). Pero cuando la emergencia comienza a controlarse, y ya hemos cubierto las reservas de sangre, los RT a un mensaje que informa de que no hace falta ayuda no se comparten, ni de lejos, con el mismo interés. De esta forma, muchas de esas personas que compartieron aquel tweet, probablemente, ni siquiera vean en su TL, que volvemos a la normalidad. Y esto es así porque no existe un sólo Twitter. Hay tantos como tuiteros. Cada uno tenemos el nuestro. Porque, no nos engañemos, el HT lo sigue un pequeño porcentaje de tuiteros en una emergencia. Ojalá todos tuviéramos los conocimientos y el interés de los VOST. Pero es mera ilusión.



Posible solución


Desde mi punto de vista la clave para detectar y neutralizar la crisis que puede generar un tweet viralizado a destiempo debe venir de la misma mano y la misma solución diseñada para detectar un bulo en Twitter durante una catástrofe. Porque si el tráfico de tweets no es muy grande el bulo o el tweet caducado puede detectarse cuando empieza a hacerse viral y, por lo tanto, conversando con los nodos de influencia, puede neutralizarse. Pero si el tráfico de tweets se convierte en una auténtico Tsunami, sólo quien controla la red es capaz de detectar el inicio de un crecimiento desproporcionado en el HT, en sus inicios. Por lo tanto, sería necesario que el propio Twitter disponga de una herramienta capaz de, en situaciones de catástrofes, detectar estos picos de actividad para que la fuente oficial, con la colaboración  de los VOST, procedan a neutralizar el bulo o  a reconducir la conversación hacia una información actualizada. 

lunes, junio 30, 2014

Twitter. La tormenta perfecta en emergencias

Las redes sociales han traído consigo una democratización del acceso y la producción de información. Nos permiten obtener y aportar de forma sincrónica noticias. Con ellas el paradigma comunicativo ha cambiado y todos y cada uno de sus usuarios se han convertido, en potencia, en una suerte de reporteros. Sin embargo, este hecho, de indudable valor, plantea en el horizonte una tormenta perfecta. Una catástrofe aumentada se está formando. Es la que desencadenará un bulo no frenado a tiempo. Un rumor que acabará provocando una situación de pánico que dejará sobre la mesa más víctimas que las que produjo la catástrofe inicial.

Twitter permite crear, según Deb Roy @dkroy, una red de testigos presenciales cuya escala aún no conocemos. Esto nos lleva a hacernos, como gestores de emergencias, las siguientes preguntas:

1.    ¿Es Twitter un canal de información sincrónico, ubicuo y relevante?
2.  ¿Es Twitter un canal solvente de recogida de información útil para la gestión de emergencias?
3.    ¿Es posible frenar los bulos en la red?

Respondamos en la medida de lo posible.

1.    Ciertamente no cabe ninguna duda de que Twitter es un canal sincrónico y ubicuo de información sobre emergencias con millones de testigos repartidos por todo el mundo. Es la mayor red de reporteros existentes y eso mismo lo vuelve especialmente relevante. Tal es así, que el periodismo la usa de forma constante para obtener información de último minuto de fuentes antes inaccesibles.



2.    Sin duda es una canal de recogida de información de emergencia, pero requiere de mucha mano de obra para ser capaz de cribar lo relevante de lo que no lo es, al tiempo que se discrimina lo verdadero de lo falso. Para que esa toma de datos mejorara Twitter debería implementar herramientas capaces de ayudar a determinar la procedencia de las informaciones de emergencia en función de cruzar tres datos esenciales: la hora del tweet, le geolocalización del tweet y el autor del tweet. Tres informaciones esenciales que permiten centrar la búsqueda de datos relevantes sobre un incidente. 500 millones de tweets/día y 241 millones de usuarios creo que se merecen, al menos, una reflexión. 




3.   Equipos VOST por todo el mundo, trabajando codo con codo con los centros de coordinación de emergencias lo intentan día a día y lo logran en el trabajo ordinario. Sin embargo, sólo es cuestión de tiempo que se vean desbordados por una gran catástrofe. Es imposible, si se me permite la metáfora, que 100 bomberos frenen un tsunami. Cómo explicó magníficamente Deb Roy en #TATGranada14:


     Esa misma fuerza de la naturaleza es la que redistribuye el rumor. Siendo así, sólo es cuestión de tiempo que una gran catástrofe llegue a amplificar la tragedia causando un incidente de mayores proporciones que el original. Ese día el pánico se apoderará de la situación generando graves daños. ¿Cómo puede frenarse esto? En mi opinión, es de vital importante para la sociedad y para Twitter, armar una solución. 

     ¿Por qué vía? Por la de la identificación automática de dos elementos: la fuente origen del rumor y los nodos más influyentes de redistribución del mismo. Y entiendo, para ello debemos saber cuáles son los atributos del generador de rumores. Algunos ya los conocemos (pocos seguidores, identidad oculta, sin avatar que le identifique, no se encuentra en el lugar de los hechos, perfil de troll, no aporta pruebas gráficas, o las que aporta son imágenes usadas previamente que no corresponden al incidente,). Pero es obvio que será imposible localizarles hasta que su tweet no esté siendo ya viralizado. 



     Cuando se tuitea a un ritmo de 6.000 tweets/sg (terremoto de Japón 2.011) va a ser casi imposible detectarles monitorizando el hashtag o determinas keywords. Así, la herramienta que se desarrolle debe ser capaz de alertar de la rápida expansión de un tweet dentro de un hashtag. Se pondría entonces en conexión con el creador del mismo con el fin de determinar rápidamente, a través de su perfil, la fiabilidad del mismo y cruzar estos datos con las informaciones que poseen las autoridades que dirigen la emergencia. Por lo tanto, en mi opinión, sólo es posible frenarlo si se desarrolla algún tipo de herramienta por parte de Twitter que lo permita.